• Running
  • Blog
  • 10 alimentos que debes evitar si quieres perder peso

10 alimentos que debes evitar si quieres perder peso

¿De qué productos podemos prescindir en nuestro día a día? Aquí te dejamos una lista que te ayudará a seguir una dieta equilibrada

Categoría: Actualidad 09/03/2019 278

En ocasiones, la tentación es un arma poderosa, aunque el ser humano está más que capacitado para superarla. Si hablamos de comida, existen una serie de alimentos que, aunque forman parte de nuestra lista de la compra y deleitan nuestro paladar, son prescindibles si nuestro propósito es perder peso. Algunos de ellos son evidentes, pero otros esconden secretos que a buen seguro te llevarán a eliminarlos de tu rutina alimenticia. 

1. Azúcar de mesa: No es un alimento necesario, pues no aporta ningún nutriente beneficioso para el funcionamiento del organismo, sino solo hidratos simples y calorías de fácil asimilación. Es un ingrediente perfectamente reemplazable por alimentos que endulzan naturalmente como puede ser la stevia u otros como frutas frescas y deshidratadas (dátiles, por ejemplo), entre otros. 

2. Rebozados: Sean o no industriales, son una opción poco recomendable. Constituyen una alternativa fácil al momento de resolver comidas, y podríamos pensar que si los elaboramos al horno no son demasiado perjudiciales. Sin embargo, como sucede con los nuggets de pollo, su calidad deja mucho que desear. Son alimentos con mucho aceite y, lo peor, no sabemos qué hay en su interior con exactitud ya que se mezclan restos de carne con otros ingredientes como almidones y saborizadores que forman un alimento sabroso, pero poco nutritivo.

3. Cereales y barritas industriales: Son ultraprocesados cargados de azúcar y que pueden contener grandes cantidades de sal, así como del famoso aceite de palma. No sacian ni aportan valiosos nutrientes que justifiquen su consumo, de hecho, muchos son derivados de harinas refinadas. Por lo tanto, su consumo debería limitarse al máximo y reemplazarse por cereales integrales y naturales.

4. Fiambres y embutidos: Pertenecen al grupo de las carnes procesadas y, por ello, poseen más grasas, sal, e incluso azúcares que las carnes frescas o magras. Además, pueden contener sustancias que perjudican la salud y se han asociado a mayor riesgo de cáncer. Su reemplazo más recomendable son las carnes frescas y de bajo contenido graso, como pechuga de pollo o pavo, conejo, y pescados de todo tipo.

5. Bebidas azucaradas: Su consumo está directamente asociado al aumento de peso. Pese a que tienen muchas calorías, el cerebro no las registra como nutrientes sólidos. Puestos a concretar, la mejor alternativa es una combinación de té verde y manzanilla por sus componentes digestivos.

6. Pan blanco o pan de molde: El pan es un elemento básico de la dieta mediterránea, uno de los regímenes alimenticios más efectivos para mantener la línea. Pero no todos son iguales. Un estudio publicado en BMC Public Health sostiene que comer dos rebanadas de pan blanco al día se relaciona con un 40% más de riesgo de padecer obesidad, dado que está altamente refinado y, con frecuencia, contiene gran cantidad de azúcar añadida. El mejor remplazo es la variedad integral o baja en azúcares.

7. Snacks fritos y salados: Siempre consideramos que los snacks salados que podemos encontrar en el supermercado son mejor alternativa que los dulces. Sin embargo, muchos de ellos esconden grasas de mala calidad y sal en exceso. Además, al estar fritos, la cantidad de aceite a la que han sido sometidos es perjudicial para la salud. Como alternativa, se pueden elaborar tentempiés caseros o chips de frutas y verduras que resultan crujientes y muy sabrosos.

8. Salsas y aderezos comerciales: Son ultraprocesados de baja calidad nutricional que pueden esconder mucho azúcar en su interior, así como grasas y sodio. Además, fácilmente podemos reemplazarlos por opciones caseras más sanas tales como salsa de aguacate y yogur, de zanahoria, de verduras para pasta, u otras similares.

9. Bollería industrial: Uno de los grandes enemigos de aquellos que quieren adelgazar. Son productos que deberíamos reducir si buscamos perder peso, pues concentran azúcar, grasas y calorías. A pesar de su delicioso sabor tienen un componente adictivo al brindarnos placer con su consumo y, por ello, nos incentivan a comer más y más.

10. Cafés y batidos comerciales: Los cafés y batidos comprados en reconocidas cadenas parecen consumirse como el agua sin limitaciones. Aunque no sacian, concentran calorías y azúcar en cantidades considerables. Por ello, estos productos que subestimamos y que además poseen cafeína deberíamos evitarlos en nuestra dieta para perder peso. 

0 Compartidos