10 Consejos para correr en invierno

Te damos las claves para que la lluvia, el frío y las fiestas no te impidan entrenar.

Categoría: Actualidad 30/11/2018 203

Llega la época más dura para cualquier runner: la lluvia y el frío no animan mucho a salir a correr. Tampoco ayuda la agenda de las fiestas, las comilonas y los viajes tan habituales por estas fechas. En estas líneas encontrarás unos consejos para correr en invierno:

1) Queda con alguien para entrenar, de este modo no tendrás excusas  para no hacerlo y tampoco te faltará esa motivación extra en los días grises en los que apetece encerrarse al calor de la chimenea.

2) La vestimenta es muy importante. Puede que escojas correr en las horas más cálidas de la jornada, en ese caso la ropa negra te ayudará a retener el calor de los pocos rayos de sol. A pesar del frío, ten en cuenta que cuando comiences a correr entrarás en calor, así que no te abrigues de más, emplea material técnico transpirable y que tenga aperturas para ventilar. No te olvides del gorro, los guantes y una braga al cuello. Y si corres por la noche (que en esta época es prácticamente inevitable), lleva siempre ropa reflectante.

3) “Con los pies fríos no se piensa bien” ni tampoco se corre. Ponte unos calcetines especiales para el invierno. En cuanto a las zapatillas, busca que sean transpirables e impermeables. También puedes utilizar algún spray protector para impermeabilizarlas. Y es primordial que tengan un buen agarre para evitar los resbalones con el pavimento mojado.

4) Sabemos que en estas fechas cuidarse es complicado. Pero cuando vayas a correr deberías llevar una dieta rica en carbohidratos y alimentos proteicos como el pescado azul y la carne. ¡Y no olvides hidratarte!

5) El frío perjudica tu piel, échate una crema específica para protegerte de sus efectos. Aplícate también un bálsamo labial protector para evitar grietas, heridas y males mayores en tu boca. 

6) Antes de salir, calienta en tu casa o en algún interior. Procura no sudar demasiado o aumentarán las posibilidades de que cojas frío y enfermes. 

7) En invierno tu marca es lo de menos, así que descarta la velocidad y céntrate en el fondo. Debes hacer una carrera en progresión, tu cuerpo tardará más de lo habitual en ponerse a tono, por lo que hay mayor riesgo de lesión al comienzo. Además, intenta configurar el entrenamiento de modo que  en la parte final tengas el viento a favor.

8) Céntrate en la respiración. Es algo que siempre deberías hacer, pero con bajas temperaturas con mayor motivo, ya que estas provocan que se estrechen las vías respiratorias. Respira por la nariz o acabarás con un molesto dolor de garganta  y quizá un resfriado.

9) Todos preferimos la libertad de correr al aire libre, pero cuando la meteorología no acompaña, el gimnasio se convierte en una buena opción. Puedes entrenar a cualquier hora del día, sin importar clima o ciudad en la que estés. Aprovecha estos días para entrenar intervalos, variar la inclinación de la banda y completar tu preparación física con las máquinas que haya disponibles a tu alrededor. 

10) Si el frío no te gusta y te puede la pereza, quizá la mejor solución sea buscar un destino cálido de vacaciones y entrenar fuerte disfrutando de una buena temperatura, ¿no? Eso sí, repasa primero el circuito que harás, el desconocimiento a veces es peor que el frío o un buen chaparrón. 

0 Compartidos