• Running
  • Blog
  • 5 Claves para combatir el ácido láctico

5 Claves para combatir el ácido láctico

Uno de los peores enemigos para el corredor

Categoría: Datos Curiosos 09/06/2017 180

Ácido Láctico

Seguro que todos vosotros habéis oído hablar alguna vez del ácido láctico. Pero..¿qué es exactamente? ¿Cómo podemos combatirlo? En #123acorrer queremos seguir ayudándote a mejorar tu rendimiento. Para ello, te damos 5 claves para combatir el ácido láctico.

En primer lugar, hay que saber que el ácido láctico es simplemente una descomposición de la glucosa. Viene derivado del ejercicio anaeróbico, como por ejemplo la carrera de alta intensidad. Si hacemos este tipo de ejercicios de manera continuada podemos sufrir acumulación de ácido láctico.

Como consecuencia tendremos mayor dificultad para obtener energía de la glucosa. Además será más complicado que el calcio se una a las fibras musculares por lo que sufriremos para realizar la contracción muscular. Para evitar sufrir estas consecuencias te damos 5 consejos.

 1.  Alimentación: Debemos reforzar el consumo de potasio, mineral fundamental en alimentación que se encuentra en frutas y verduras. Por ejemplo el plátano es rico en potasio.

 2.  No finalizar el entrenamiento de golpe: Es decir, tras el ejercicio intenso, realiza una pequeña vuelta a la calma y no pares de golpe. Por ejemplo si has hecho carrera intensa, anda durante 5-10 minutos.

 3. Hidratación: Una de las premisas principales de todo deportistas, mantenerse hidratado es fundamental por muchos aspectos, también para que el ácido láctico no se cristalice en tus músculos.

 4.  Respira correctamente: Son muchos los deportistas que no realizan la respiración correctamente. Hay que inhalar por la nariz y exhalar por la boca. La falta de oxígeno también provoca acumulación de ácido láctico.

 5.  Entrena progresivamente: Mide las cargas de tu entrenamiento, lo ideal es  comenzar con una carga ligera e ir aumentando progresivamente. El objetivo es que tu cuerpo se vaya acostumbrando progresivamente y no sufra un cambio brusco.

Siguiendo estos sencillos consejos seguro que tus músculos lo van a agradecer y vas a notarlos más descargados.

2 Compartidos