Emil Zátopek, la locomotora humana

Para muchos, el mejor fondista de todos los tiempos

Categoría: Historia 30/08/2016 18

Zatopek running

En #123acorrer nos centramos en una de las figuras históricas claves del atletismo del siglo XX, uno de los mejores (si no el mejor) fondista de todos los tiempos, la locomotora checa Emil Zátopek.

Con los Juegos Olímpicos de Río de plena actualidad, nuestra sección de Historia del Running se complace en centrar su atención hacia una de las figuras claves del atletismo del siglo XX.

Entró en el mundo del atletismo prácticamente de casualidad: el destino le deparó correr de forma obligatoria una carrera que organizaba la fábrica de zapatillas en la que trabajaba.

Tras lograr un inesperado segundo puesto, el éxito le motivo a continuar más allá, hasta llegar a debutar en los Juegos Olímpicos de 1948 de Londres.

Sin embargo, la proeza que Zátopek consiguió y que nadie más en la historia ha logrado llegó en los Juegos de Helsinki, en 1952. Otra vez el destino eligió que sus predecesores en la mitología del fondo mundial hicieran los dos últimos relevos de la antorcha olímpica: Hannes Kolehmainen (oro olímpico en 5K y 10K en 1912) y Paavo Nurmi (ganador de nueve oros). Emil conseguirá en Helsinki lo que ninguno de los dos logró.

La historia recordará a la “locomotora humana” como el único atleta en la historia en conseguir en una única cita olímpica ser campeón olímpico en 5K, 10K y maratón. De hecho, para Emil Zátopek fue la primera y exitosa experiencia con el maratón.

Conocido por su extraña técnica de carrera, el checo parecía que continuamente iba al límite, cabeceando y rotando los brazos de manera continua, con un gran sufrimiento constante en su cara.

Sin embargo, era infernal su increíble ritmo de carrera, ritmo conseguido gracias a unas sesiones de entrenamiento de distancias cortas, en la que exprimía su velocidad, junto con un volumen de trabajo de unas 1000 horas al año y 800 kilómetros al mes, absolutamente brutal.

Como curiosidad, su última carrera la disputó en España, participando en 1958 el Cross Internacional de Lasarte.

4 medallas de oro resumen la vida de uno de los más grandes, y deja, entre otros legados, una frase para la posteridad: “Si quieres correr, corre una milla; si quieres cambiar tu vida, corre una maratón”

0 Compartidos