• Running
  • Blog
  • Bicicleta de montaña o de carretera, ¿cuál elijo?

Bicicleta de montaña o de carretera, ¿cuál elijo?

¿Qué especialidad prefieres? Te ayudamos a resolver tus dudas con esta lista de ventajas e inconvenientes de ambas modalidades

Categoría: Actualidad 19/05/2019 129

El mountain bike (MTB, ciclismo de montaña) y el ciclismo de carretera son las dos disciplinas más extendidas y practicadas con una bicicleta en todo el mundo. Su uso cada vez es más cotidiano e incluso, en ocasiones, el hábito de pedalear va más allá de la mera práctica deportiva. Sin embargo, en este caso, intentaremos aportar una serie de ventajas e inconvenientes de ambas modalidades con el fin de ayudar a todos aquellos futuros usuarios que aún no se han decantado por el MTB o el ciclismo de carretera.

Bicicleta de carretera

Velocidad media: El ciclismo de carretera te permite recorrer largas distancias en mucho menos tiempo gracias al peso de la bicicleta, su desarrollo y las características generales de la misma. Se pueden diseñar rutas de todo tipo y adecuadas a las necesidades del entrenamiento.

Impacto físico: Se trata de uno de los deportes más exigentes y duros, pero, al mismo tiempo, agradecidos muscularmente. Puedes realizar entrenamientos de un largo kilometraje sin que te resientas al día siguiente. Por supuesto, hay ocasiones en las que el dolor de piernas es inevitable, aunque nada comparado con una sesión exigente y extensa de MTB.

Accesibilidad: No nos equivocamos si afirmamos que la bicicleta de carretera ofrece un abanico más amplio a la hora de encontrar perfiles de ciclista. Es necesario arrastrar una mínima forma física para recorrer unos cuantos kilómetros, pero la versatilidad de la modalidad te permite elaborar entrenamientos acordes a tus capacidades. Algo parecido ocurre en el MTB, aunque las posibilidades son más reducidas.

Durabilidad de los componentes: Al tratarse de un producto que desarrolla su función sobre una superficie mayoritariamente lisa, los componentes de la bicicleta de carretera suelen tener mayor ‘vida útil’ que los de montaña. No obstante, la durabilidad de estos dependerá, en gran medida, del cuidado que reciban a diario.

Eso sí, está claro que no todo van a ser ventajas. Hay ciertos problemas que te podrían hacer prescindir de la bicicleta de carretera, como el tráfico (si vives en un lugar muy concurrido), la falta de tiempo para exprimirte al máximo o la seguridad.

Si vives en un lugar en el que no hay buen pavimento y arcenes excesivamente estrechos, quizá la mejor alternativa pase por acudir a la montaña y evitar riesgos innecesarios. Afortunadamente, la convivencia entre los vehículos de dos y cuatro ruedas es cada mejor, aunque todavía hay mucho trabajo por delante.

Bicicleta de montaña

Versatilidad: Una bicicleta de montaña siempre es más versátil que una de carretera. Siempre tendrás la opción de rodar por carretera, por lo que si dispones de poco presupuesto y no tienes muy claro qué disciplina te gustará más, es recomendable apostar por el MTB. Las bicicletas de montaña siempre tienen más salida en el mercado de segunda mano y los montajes que se realizan son cada vez más ligeros. La opción de montar unos neumáticos lisos siempre estará presente y es una buena alternativa para aquellos que entrenen por carretera o pistas bien pavimentadas.

Más exigente a nivel articular: Como hemos visto antes, el MTB es algo más exigente que el ciclismo de carretera, ya que las muñecas y los codos tienen que absorber las vibraciones y los baches del terreno. A pesar de ello, las mejoras en los componentes son evidentes en los últimos años, lo cual provoca que las molestias sean menores y que el dolor tras el entrenamiento disminuya de forma considerable.

Naturaleza: El entorno natural y los paisajes son otro gran punto a favor del MTB. El ciclismo de montaña se lleva a cabo por todo tipo de terreno y es ideal para desconectar de tu rutina diaria. Además, el mero hecho de pedalear por caminos poco transitados puede llevarte a lugares únicos.

Seguridad: En este punto puede aparecer cierta discrepancia. Por un lado, es evidente que el ciclismo de montaña es más seguro frente a terceros y que, por lo tanto, el riesgo de sufrir un atropello es, aparentemente, menor. Sin embargo, cabe matizar que el MTB puede convertirse en un deporte con algo más de riesgo si hablamos de caídas o accidentes similares. El terreno suele ser heterogéneo, abrupto y rugoso, de ahí que un error se puede penalizar con más dureza.

Al igual que su ‘prima-hermana’, la bicicleta de montaña también posee sus inconvenientes, como el costoso mantenimiento de la misma o el gran hándicap que supone a la hora de plantearse sesiones de amplios kilometrajes. 

Carretera o MTB, difícil elección. Todo depende de tus objetivos y prioridades. Eso sí, no olvides que tu meta, por encima de cualquier otra, es disfrutar haciendo lo que más te gusta. ¡Suerte con tu decisión!

0 Compartidos