• Running
  • Blog
  • Desmontando mitos del running (II): No por correr más tiempo, se corre mejor

Desmontando mitos del running (II): No por correr más tiempo, se corre mejor

Series interválicas, pendientes pronunciadas o trabajo complementario en el gimnasio. El kilometraje y el tiempo no lo son todo en el mundo del running. ¡Te lo demostramos!

Categoría: Actualidad 29/03/2019 561

Cuando alguien se aficiona a correr, inicialmente se calza las zapatillas por placer, hace unos cuantos kilómetros y vuelve a casa. Poco a poco, nuestro interés por seguir progresando nos suele llevar a completar el mayor número de kilómetros en el menor tiempo posible. Sin embargo, llega un momento en que nuestro ritmo deja de crecer si no incorporamos un entrenamiento alternativo, alejado de las grandes distancias. 

Si nuestro objetivo es incrementar el ritmo de carrera, cubriremos distancias más cortas, pero a más intensidad, ya sea a modo de series cortas, largas o entrenamiento por intervalos. Por lo tanto, la duración del mismo no influirá en el objetivo final. 

En general, una sesión de rodaje medio suele alcanzar el 60-80% de las pulsaciones máximas. Entrenar para mejorar la velocidad de carrera requiere de intensidades mayores, del 85-95%, de ahí que tengamos que dividir la sesión en series con descansos para soportar tal intensidad.

Te damos algunos consejos para lograr dicha mejora:

1. Intensidad: Una o dos veces por semana, trata de dejar a un lado los recorridos largos y céntrate en la intensidad.

2. Estado de forma: Comprueba cuál es tu estado físico y adecúa tu entrenamiento a la distancia que quieras acometer.

3. Altibajos: Incorpora variaciones en el terreno, como cuestas y pendientes pronunciadas.

4. Intervalos: Haz series cortas y relativamente explosivas (desde 400 a 1.000 metros) para favorecer los cambios de ritmo y empezar a coger el hábito. Tómate un respiro entre cada una de ellas, el cual dependerá del tu nivel.

5. Gimnasio: Introduce en tu rutina visitas periódicas al gimnasio para fortalecer tu musculatura con pesas o gomas especiales.

Con este tipo de entrenamiento más corto, pero más intenso, se rompe el ritmo medio y a veces cansado que hemos llevado días atrás. Una mejora siempre requiere de un esfuerzo extra. En el mundo del running, vale la pena abandonar nuestra zona de confort para comprobar cuál es nuestro verdadero nivel. Eso sí, siempre siendo consciente de dónde están tus límites. 

0 Compartidos