• Running
  • Blog
  • El sobreentrenamiento, un mal que debemos evitar

El sobreentrenamiento, un mal que debemos evitar

El deporte no es una fórmula matemática perfecta, hay muchos principios que funcionan en la vida, pero que en esta campo no van de la mano, un ejemplo claro es el viejo tópico de: cuanto más, mejor

Categoría: Actualidad 02/10/2020 1388

Ya sabemos que después del verano hay que volver con calma al deporte, pero ahora debemos tener en cuenta cómo funciona esa calma y los mensajes que nos pueden mandar nuestro cuerpo para alertarnos de un sobreentrenamiento que puede traer graves consecuencias para nuestro cuerpo.

Venimos diciendo que es fundamental tener paciencia, ir con calma en busca de nuestros objetivos y no desesperar con el paso del tiempo, por eso es muy importante tener claro que si forzamos nuestro cuerpo, estaremos dando pasos para atrás en vez de hacia adelante. 

El concepto de sobreentrenamiento responde a una fatiga generalizada que afecta a nuestro cuerpo y mente impidiéndonos progresar. Este estado se debe a una excesiva carga de trabajo, volumen o intensidad, variables a las que se puede unir la falta de descanso.

Escucha a tu cuerpo

Nuestro cuerpo es sabio y hay que saber escucharle, hay señales que nos manda y que debemos saber entender:

El primero de los síntomas parece evidente, un cansancio generalizado al que podemos llegar a considerar exagerado por su persistencia en el tiempo. El cuerpo se fatiga ya que su capacidad para transportar glóbulos rojos, y con ellos el oxígeno a lo largo del cuerpo, disminuye.

Y al igual que el cansancio se extiende, de la mano del sobreentrenamiento también está el dolor muscular prolongado. Es muy común, sobre todo con el paso de los años, tener algún tipo de molestia una vez terminamos de entrenar, es algo inevitable después de una sesión intensa, pero en el momento en el que persiste y persiste, debemos tomarlo como una señal de alerta de nuestro cuerpo.

Un frenazo en nuestro progreso es otra señal obvia. A nadie se le escapa que una consecuencia directa del entrenamiento es la mejora. Puedes recibir una señal de alerta a través de un retroceso en tus marcas o en la dificultad para alcanzar metas que previamente has logrado con solvencia.

Como hemos comentado en la introducción, el riesgo de lesión aumenta y puede traducirse en lesiones frecuentes a causa del sobreentrenamiento. El éxito del descanso está en que permite al cuerpo regenerarse y adaptarse al esfuerzo. La primera señal de alerta que nos mandará el cuerpo vendrá en forma de calambres o contracturas, pero puede desembocar en lesiones más graves como roturas musculares o procesos inflamatorios.

Recuerda que el sobreentrenamiento no es beneficioso, todo lo contrario, y que tan importante como una buena sesión de ejercicio, es después del descanso que le ofrecemos a nuestro cuerpo para que pueda seguir rindiendo a la perfección. 

0 Compartidos