Contacta con nosotros:

Política de privacidad

Queda informado que los datos personales facilitados en el formulario de contacto se incorporarán al correspondiente fichero de Banco Santander, S.A. autorizando a éste a tratarlos con el fin de dar respuesta a su mensaje y para remitirle la Newsletter que realice el Banco Santander e información de la web www.123acorrer.es. Asimismo queda informado de sus derechos de oposición, acceso, rectificación y cancelación, respecto de sus datos personales en los términos previstos en la Ley 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personnal, pudiendo ejercitar estos derechos por escrito mediante carta dirigida al Servicio de Atención al Cliente, calle Gran Vía de Hortaleza, nº 3 (28033) Madrid.

    Cerrar X

    CURIOSIDAD

    Descalzo a la gloria: la historia de Abebe Bikila

    La historia de una maratón olímpica ganada con record del mundo… y sin zapatillas

    Descalzo a la gloria: la historia de Abebe Bikila
    Compartir Facebook Compartir Twitter

    Veni, vidi, vinci… En #123acorrer te contamos cómo el gran Abebe Bikila llegó, corrió y ganó. Llegó a los JJOO de Roma 60 sin hacer ruido, hasta ese momento ningún africano había ganado la maratón. Corrió descalzo, pues unas inoportunas ampollas de última hora le hacían imposible calzarse unas zapatillas. Ganó como nadie lo había hecho hasta ese momento: bajando el récord del mundo en casi ocho minutos… “Barefoot” Bikila forjó su leyenda justo en el escenario en el que años atrás “Il Duce” Mussolini había traído grandes riquezas desde su Etiopía recién expoliada.

    Vuelta a Etiopía como héroe nacional, condecorado por el emperador, Bikila volvió a ganar cuatro años después el oro olímpico (esta vez con zapatillas) en Tokyo 64… acompañado de otro récord del mundo. Sólo el mal de altura en México 68 le impidió ser oro por tercera vez.

    Como muchas veces ocurre con los mitos, la tragedia fue a buscarle un año después, cuando un accidente de coche le deja tetrapléjico y poco después fallece por dichas secuelas a los 41 años.

    Compartir Facebook Compartir Twitter