Contacta con nosotros:

Política de privacidad

Queda informado que los datos personales facilitados en el formulario de contacto se incorporarán al correspondiente fichero de Banco Santander, S.A. autorizando a éste a tratarlos con el fin de dar respuesta a su mensaje y para remitirle la Newsletter que realice el Banco Santander e información de la web www.123acorrer.es. Asimismo queda informado de sus derechos de oposición, acceso, rectificación y cancelación, respecto de sus datos personales en los términos previstos en la Ley 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personnal, pudiendo ejercitar estos derechos por escrito mediante carta dirigida al Servicio de Atención al Cliente, calle Gran Vía de Hortaleza, nº 3 (28033) Madrid.

    Cerrar X

    CURIOSIDAD

    ¿Cómo ha evolucionado el calzado de running?

    Conoce la historia de las zapatillas de correr

    Historia calzado running
    Compartir Facebook Compartir Twitter

    Historia zapatillas running

    En la actualidad, todo runner bien equipado cuenta con unas zapatillas de correr. Su amortiguación, permite mejorar la técnica de carrera a la vez que reduce el impacto en las articulaciones y previene lesiones. Sin embargo, no siempre ha sido así. De hecho, tradicionalmente incluso los mejores atletas utilizaban un calzado mucho más simple.

    Por ello en #123acorrer queremos echar la vista atrás para recordar cómo han evolucionado las zapatillas de correr a lo largo de la historia. A pesar de que ya había tipos de zapatillas específicas para otros deportes como el fútbol, no es hasta los años 40 cuando realmente surgen los primeros modelos para correr.

    En esta época se pensaba que lo más adecuado eran las llamadas “spikes”, es decir, zapatillas con clavos. Cierto es que para la pista de atletismo son un buen material, de hecho se siguen utilizando para algunos deportes, pero para otro tipo de suelo actualmente parece una locura usarlas.

    Una década después, en los 50 surge una nueva idea que arrasa. Se trata de separar la zapatilla en dos piezas. Por un lado el compartimento para el pie, a lo que luego se le pegaba la suela. Como podéis imaginar, este modelo a pesar de su éxito inicial se terminó por desechar.

    Pasan los años y en los 60 y 70 surge una nueva moda inspirada en uno de los mejores corredores de la historia, Abebe  Bikila. Y es que, al conseguir este corredor el récord olímpico de maratón totalmente descalzo, se duda de la importancia de este material. Durante un tiempo se vuelve al calzado más sencillo, unas zapatillas lo más finas y simples posible.

    A finales de los 70 y principios de los 80 empiezan a surgir las primeras zapatillas especializadas para el running. A la suelas se le añade algo de amortiguación para hacer más cómoda la pisada.

    Con la llegada de los 90 llega la revolución total: cámaras de aire, zapatillas que por primera vez se doblan y se amoldan a la forma del pie y un sinfín de mejoras que la salud del corredor agradece tremendamente.

    No obstante, como todo siempre se puede mejorar, en este siglo XXI en el que estamos las mejoras han seguido llegando de manera sustancial. Visitando cualquier tienda especializada se pueden conseguir zapatillas en función de la pisada, el peso y la manera de correr.

    Compartir Facebook Compartir Twitter
    Relacionados Steve Prefontaine