Contacta con nosotros:

Política de privacidad

Queda informado que los datos personales facilitados en el formulario de contacto se incorporarán al correspondiente fichero de Banco Santander, S.A. autorizando a éste a tratarlos con el fin de dar respuesta a su mensaje y para remitirle la Newsletter que realice el Banco Santander e información de la web www.123acorrer.es. Asimismo queda informado de sus derechos de oposición, acceso, rectificación y cancelación, respecto de sus datos personales en los términos previstos en la Ley 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personnal, pudiendo ejercitar estos derechos por escrito mediante carta dirigida al Servicio de Atención al Cliente, calle Gran Vía de Hortaleza, nº 3 (28033) Madrid.

    Cerrar X

    CURIOSIDAD

    La rivalidad entre Steve Ovett y Sebastian Coe

    El rebelde ídolo de masas, contra el académico

    Atletismo Ovett-Coe
    Compartir Facebook Compartir Twitter

    Atletismo Steve Ovett

    Las rivalidades en el deporte siempre han existido, historias que quedan para siempre en la memoria de los aficionados, sea, cual sea la modalidad: Alí contra Frazier en boxeo, Magic Johnson contra Larry Bird en baloncesto, Messi contra Ronaldo en la actualidad… Cada uno representa más que una forma de hacer deporte: es una forma de ser, de pensar, de sentir y de representar lo que es un ídolo.

    Esta vez en #123acorrer hablamos de Steve Ovett, atleta británico cuyo momento de gloria se marca entre finales de los 70 y principios de los 80. Especialista en el medio fondo, no se pude considerar su figura histórica dentro del deporte sin mencionar a su antítesis, su némesis, su polo opuesto y gran rival: Sebastian Coe.

    Ambos representaron dos formas absolutamente opuestas de ver y sentir el atletismo. Coe representaba al atleta académico, técnica depurada, casi robótica, con orígenes en la clase media alta de la sociedad británica, con una forma de ver el atletismo más cercana al negocio que a la pasión.

    En la cara opuesta Ovett, de origen humilde, clase trabajadora, díscolo con la prensa, la cual le calificaba de antipatriota por lucir en muchas carreras una camiseta soviética que su amigo Evgeni Arzhanov, plata en los 800 en Munich 72, le regaló.

    Desafiante con prensa y rivales, luciendo una sonrisa socarrona incluso cuando perdía, era el preferido de la gran mayoría del público. Su técnica de carrera, menos refinada, se basaba en un final brutal, con una zancada fluida que llevaba a sus rivales al límite.

    Llegó a ser recordman mundial en alguna ocasión en todas las distancias entre los 800 metros y las 2 millas. Con cuatro oros en los mundiales, destacó fundamentalmente su oro en 800 y bronce en 1500 en los Juegos Olímpicos de Moscú 80.

    Es allí donde tuvo lugar una de las ocasiones contadas en las que existió un enfrentamiento directo entre ambos. Y es que, curiosamente, a pesar de su rivalidad, pocas veces coincidieron en las mismas carreras, batían mutuamente sus récords “en la distancia”, en mítines y carreras distintas.

    Definitivamente, la rivalidad Coe-Ovett marcó para siempre el comienzo de la “Edad Moderna” del medio fondo mundial.

    Compartir Facebook Compartir Twitter
    Relacionados Said Aouita