Contacta con nosotros:

Política de privacidad

Queda informado que los datos personales facilitados en el formulario de contacto se incorporarán al correspondiente fichero de Banco Santander, S.A. autorizando a éste a tratarlos con el fin de dar respuesta a su mensaje y para remitirle la Newsletter que realice el Banco Santander e información de la web www.123acorrer.es. Asimismo queda informado de sus derechos de oposición, acceso, rectificación y cancelación, respecto de sus datos personales en los términos previstos en la Ley 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personnal, pudiendo ejercitar estos derechos por escrito mediante carta dirigida al Servicio de Atención al Cliente, calle Gran Vía de Hortaleza, nº 3 (28033) Madrid.

    Cerrar X

    CURIOSIDAD

    Running para los más pequeños

    Practicado de manera adecuada puedes ser muy beneficioso

    Running infantil
    Compartir Facebook Compartir Twitter

    Running infantil

    Muchas veces los más pequeños de la casa tienden a imitar a sus padres en todo lo que hacen. En parte, es por eso que son cada vez más los  niños que piden salir con sus padres a correr. Pero… ¿Es adecuado que  salgan a correr con nosotros? ¿A qué edad pueden empezar a correr? ¿Cómo debemos educarles en este aspecto? Hoy en #123acorrer te damos unas sencillas pautas para afrontar esta situación.

    Para comenzar, hay que decir que según la opinión de la gran mayoría de expertos no es recomendable comenzar a correr antes de los 5 años. Antes de esa edad la postura del cuerpo todavía no está completamente adoptada y los niños pueden sufrir lesiones.

    El siguiente período de 5 a 8 años también es delicado pero se puede comenzar con actividades muy suaves. A partir de los 8 años, los niños ya van teniendo el control de su cuerpo y se puede incluir esta actividad ocasionalmente.

    Una vez conocidos estos aspectos hay que definir una serie de normas fundamentales que no debemos incumplir. La primera es que salir a correr no debe ser un entrenamiento, no debemos obligar a nuestros hijos a correr contra su voluntad,  existe el riesgo de que acabe odiando el running.

    Es importante tratar de que la carrera sea lo más divertida posible, incluyendo algunas variantes o recorridos diferentes. Al fin y al cabo se trata de que los más pequeños pasen un buen rato. Esto incluye por supuesto no realizar volúmenes altos de entrenamiento ni meter una intensidad alta que agote al niño.

    Por último, si el niño ha realizado ya algún tipo de ejercicio físico en clase o actividad extraescolar no debemos sobrecargarle. Compartir una afición con nuestro hijo es una de las cosas que más nos puede unir a ellos pero nunca debemos obligarles a ser cómo nosotros.

    Compartir Facebook Compartir Twitter